El operador español Logisfashion celebra este año su 25º aniversario con el reto de alcanzar los 150 millones de facturación de cara a 2023, muy por encima de los más de 90 con los que prevé cerrar 2021.

Además, está comprometido con su objetivo de ofrecer una propuesta de valor ‘end-to-end’ a sus clientes, a los que trata de proporcionar una respuesta integral que abarque toda la cadena de suministro, desde los servicios de origen, el transporte internacional y las aduanas, hasta el transporte de última milla, pasando por la logística aplicada al retail, los servicios de valor añadido y el fulfillment.

En su opinión, los clientes necesitan operadores con presencia global y servicios que cubran toda la cadena de suministro, desde fábrica hasta el cliente final, garantizando la visibilidad y trazabilidad de la mercancía.

Por ello, en estos 25 años, ha logrado convertirse en un socio logístico estratégico para la externalización a nivel internacional de la cadena de suministro y desde 2011, está apostando especialmente por el e-commerce, lo que le ha llevado a transformar sus procesos e instalaciones.

Asimismo, ha ampliado sus servicios a otros sectores además de la moda, como los de hogar, juguetería o joyería. En la actualidad, el 50% de su negocio procede del comercio electrónico.

Expansión internacional

La compañía, que en 2007 inició su expansión hacia México y China, desembarcó en 2014 en Estados Unidos, para posteriormente seguir ampliando sus operaciones en la zona de Latinoamérica, llegando a Colombia, Panamá y Chile.

En 2019, reforzó sus infraestructuras en España con la puesta en marcha de tres centros logísticos en Castilla-La Mancha, y este año ha seguido ampliando su presencia en el país con un centro especializado en la operativa logística de productos del hogar.

En los últimos tiempos, ha mejorado su capacidad en Colombia con la integración de Texlog, ha abierto un nuevo centro para el e-commerce en México y ha logrado consolidar su presencia en Panamá con la compra de Supreme Overseas Corp.