El ministerio de Defensa holandés compró 1.600 unidades del modelo Gryphus de Scania, con el fin de reemplazar los vehículos militares antiguos, algunos con 30 años de servicio, que ya no eran adecuados para su uso profesional en el ejército.

Sin embargo, parece ser que los vehículos, preparados para el transporte de contenedores, tienen cuatro centímetros más de la altura máxima admisible para circular por las carreteras holandesas.

De momento los 1.600 camiones están parados a la espera de que se resuelva esta situación. La ministra en funciones, Ankie Bijleveld, ha informado sobre la solicitud cursada al departamento de tráfico, de una dispensa especial para que los camiones puedan circular «durante un período determinado en determinadas rutas específicas en los Países Bajos». De momento y hasta que no se conceda esa autorización, ninguna de las 1.600 unidades puede circular.

En su momento, desde el ministerio de de Defensa, se había afirmado que la altura de los camiones tipo Scania Gryphus con contenedores especiales era inferior a los cuatro metros reglamentarios y que eran perfectamente adecuados para las carreteras holandesas, pero ha resultado que no es cierto y que sobrepasan el límite por cuatro centímetros.

Por su parte, el fabricante Scania que ha suministrado los camiones, se ha comprometido a resolver este problema lo antes posible.