alejandro-aznar-en-la-asamblea-general-de-anave

Alejandro Aznar considera que las nuevas normativas deben regularse exclusivamente desde la OMI.

La flota de los armadores españoles presenta unas perspectivas de crecimiento positivas. Así lo ha explicado Alejandro Aznar, presidente de la Asociación de Navieros Españoles, Anave, en su Asamblea General, donde ha destacado que pese a que el número de buques sigue situándose en 215, su tonelaje ha aumentado un 6,2% hasta los 4,16 millones de GT.

Al comienzo de junio de 2017, se habían encargado un total de 18 de nuevos buques, con un total de 1.138.000 GT.  Se trata de seis buques de pasaje, cuatro metaneros, cuatro petroleros, dos quimiqueros y dos graneleros, encargados por siete armadores, que suponen una inversión de unos 1.725 millones de euros.

De ellos, siete buques, con un valor de 570 millones de euros, se construirán en astilleros españoles. La entrega está prevista a lo largo de los próximos dos años, lo que supondrá un aumento del 27% del tonelaje actual, superando los 5,2 millones de GT, la cifra más elevada desde 1985.

Aznar ha lamentado, no obstante, la pérdida de competitividad del Registro Especial de Canarias, que obliga a muchos armadores a optar por otros registros de la Unión Europea.

Las razones, según ha explicado, están relacionadas con la «clara inseguridad jurídica sobre el enrole de marinos extranjeros” y con el hecho de que la normativa aplicable a buques españoles sea distinta a lo establecido en los convenios internacionales y la práctica internacional.

Por ello, desde Anave se han planteado una serie de propuestas al ministerio de Fomento y han solicitado que la aplicación de las normas sea «más ágil, más rápida, menos burocrática”.

Entrada en vigor de nuevas normativas

En esta línea, en la Asamblea General se ha recordado que el sector se enfrentará en los próximos dos años y medio a la entrada en vigor del Reglamento europeo sobre seguimiento de las emisiones de los buquesel convenio de gestión de aguas de lastre, el sistema de control de consumos y emisiones de CO2 de la OMI, y la reducción del contenido de azufre en los combustibles marinos.

Esto supondrá «importantes inversiones y un aumento de los costes operativos de los buques”, pero para Aznar, en la medida en que todas estas nuevas normas se regulen exclusivamente desde la OMI “no producirán distorsiones de la competencia entre los distintos países«. 

En el evento de Madrid, se ha presentado el anuario estadístico ‘Marina Mercante y Transporte Marítimo‘ y se ha entregado el premio Carus Excellence al armador portugués Grupo Sousa, por su contribución al sector marítimo en el Atlántico.