Hyundai Heavy Industries prevé ingresar 19.500 millones de dólares en 2016 por nuevos pedidos (18.120 millones de euros), frente a los 23.000 millones de 2015 (21.371 millones de euros).

Durante el pasado ejercicio, la compañía ha tenido dificultades, como la cancelación de los contratos y la crisis en la industria ‘offshore’. La reducción de pedidos de buques nuevos y la desaceleración en la industria del petróleo y el gas en alta mar han obligado a Hyundai Heavy Industries a controlar el gastos y a poner en marcha un programa de reducción de costes.

En concreto, se han producido cancelaciones por valor de millones de dólares, incluyendo algunos buques de carga semisumergibles para perforaciones.

Además, también hay otras divisiones, como las responsables de los motores, la maquinaria, los sistemas electrónicos y eléctricos, que también han sufrido y han visto reducir entre un 20 y un 30% su carga de trabajo.

Por ello, la empresa, con la conformidad de los trabajadores y los sindicatos, ha decidido congelar el sueldo base y dar un aumento del 100% de bonificación, que suponen más de 1.283 dólares (1.191 euros) más por empleado.

Con el programa de reducción de costes, se espera recuperar el beneficio en 2016, a pesar de los problemas que tengan los sectores industriales y el transporte marítimo.