De esta forma, a los dos primeros barcos anunciados hace dos semanas por Astilleros Balenciaga, se unirán otros cuatro por un valor de unos 90 millones de euros. 

En todos los casos, se trata de barcos de servicio de transporte a plataforma petrolífera. «Los dos barcos anteriores estaban entregados, pero si antes del 30 de noviembre no se conseguía estructurarlos con el nuevo tax lease, al astillero habría perdido mucho dinero«, ha puntualizado Vicente Galdeano, gerente de Astilleros Balenciaga de Zumaya, en Guipúzcoa.

Para Galdeano, el nuevo tax lease abre «un rayo de sol» en el sector naval que «no puede contratar sin ese tipo de ayuda aprobada por la Unión Europea y de la que disponen ya los demás países de la Unión«.

Casi un año después de que entrara en vigor el nuevo sistema, los astilleros retoman la actividad de contratación, tras más de dos años de paralización debido al expediente abierto por la Comisión Europea.

Los buques han sido contratados por el grupo escocés Craig, que cuenta con una flota de 36 buques de apoyo a plataformas, 19 de los cuales han sido construidos en Balenciaga.

Desde Pymar, la sociedad que agrupa a los astilleros privados españoles, se señala que la construcción naval privada española está en disposición de competir con los mejores astilleros del mundo, «gracias a una competitividad ya demostrada y una capacidad tecnológica que le permite construir los buques más avanzados«.

Asimismo, ha agradecido el trabajo realizado por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, que ha conseguido poner en valor el nuevo régimen de financiación de activos aplicable a buques, así como las gestiones realizadas por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas para el avance del cierre del expediente sobre el antiguo sistema de ayudas a la construcción naval.

«Todos estos esfuerzos, a los que se suma el de los astilleros privados y sus representantes, junto a la confianza de los más prestigiosos inversores, nos permiten hoy ser optimistas con el futuro del sector naval español y en los beneficios que al interés general y a los inversores proporcionará esta nueva etapa«, ha afirmado.

Tres nuevos barcos para Astilleros Zamakona

También Astilleros Zamakona ha confirmado la contratación, a falta sólo de la firma, de tres nuevos barcos para un mismo armador, a construir en sus instalaciones de Pasajes en Guipúzcoa.

Para su presidente, Pedro Garaigordobil, estos pedidos garantizan la carga de trabajo a medio plazo en las instalaciones de las dos localidades en los que construye barcos de todo tipo de hasta 110 metros de eslora.

Con la firma del nuevo sistema de incentivos que cuenta con el visto bueno de la Unión Europea, «empiezan a aparecer ya inversores y bancos que montan las operaciones«de financiación, imprescindibles para una operación económica de la magnitud de construir un barco.

También se están constituyendo agrupaciones de empresarios para montar operaciones, «lo que supone la posibilidad de competir con otras armas en el mercado internacional», ha detallado.