desguace de barcos

La ECSA apela a un reciclaje seguro y respetuoso de los buques.

La asociación europea de navieros ECSA ha vuelto a hacer un llamamiento a los países europeos para que ratifiquen el Convenio de Hong Kong 2009 (HKC) de la Organización Marítima Internacional (OMI), sobre el reciclaje seguro y respetuoso con el medio ambiente de los buques cuando llegan al final de su vida útil.

Aunque los navieros aprecian progresos significativos en este ámbito por parte de países como España, Bélgica, Dinamarca, Alemania y Países Bajos, recuerdan que el HKC aún no ha entrado en vigor debido a la falta de ratificaciones de los Estados Miembros de la OMI, no existiendo «ninguna razón» para que estos no lo apliquen.

Las razones de este nuevo llamamiento es que, mientras que la lista europea de instalaciones portuarias aprobadas para el reciclaje sostenible de buques se retrasa de forma continua, las instalaciones de reciclaje de todo el mundo ya se están posicionando para recibir el sello de aprobación de la Unión Europea, lo que está propiciando, además, que el 60% de los buques se reciclen actualmente en el sur de Asia.

Así lo han señalado desde la asociación después de que dos astilleros de la India hayan verificado que sus instalaciones cumplen con este Convenio, que ha certificado la sociedad de clasificación ClassNK, lo que esperan sea una «fuerte señal» no sólo para las autoridades de la India, sino también para la OMI y la Comisión Europea.

Importancia de las sociedades de clasificación

Sin embargo, los navieros consideran que los avances de estos astilleros podrían «estar en peligro» si la Comisión no se fía de la evaluación realizada por ClassNK, descartando así este tipo de proyectos piloto simplemente por metodología y geografía.

Y es que, para la asociación, las sociedades de clasificación son clave para el desarrollo del HKC, en su papel de auditores externos de la industria del transporte marítimo sin intereses comerciales en la certificación o no de una instalación en particular.

Por ello, «invitan» a la Comisión Europea a entablar un diálogo con las sociedades de clasificación, en el ámbito específico del reciclaje de buques, para asegurar que la aprobación de instalaciones de reciclaje europeas «no se basan en suposiciones, sino en inspecciones in situ».