La Asociación de Transportistas Autónomos, ATA, junto a más de 60 organizaciones profesionales, ha firmado el manifiesto en contra de Madrid Central. Este documento traslada la preocupación de múltiples sectores de la capital por la entrada en vigor el próximo 23 de noviembre de esta nueva normativa.

Para ATA, este proyecto supone un grave quebranto económico y dificulta el desarrollo de su actividad a miles de profesionales autónomos que ven peligrar su puesto de trabajo ante la imposibilidad de cumplir con los horarios y el calendario. Además obligará a renovar el 90% de la flota en menos de 6 años, algo que sin ayudas es inasumible para el sector.

A todo ello se suma la falta de alternativas en cuanto a vehículos de transporte. Porque si se apuesta por la electricidad, todavía no está desarrollada en camiones, y si se apuesta por el gas, hay una red insuficiente de estaciones de repostaje.

Además, las organizaciones firmantes del manifiesto denuncian que el Ayuntamiento no ha contado con las opiniones y las aportaciones de los sectores afectados y sus necesidades básicas.

Así, sectores como la logística, distribución, transporte, hostelería, comercio, turismo, cultura y los propios residentes del Distrito Centro piden al Ayuntamiento de Madrid que se replantee la entrada en vigor de la normativa  y considere las propuestas de todos los afectados para cumplir con los objetivos de un Madrid sostenible, pero con un plan que haga que el proyecto sea viable.