Diversas tecnologías tienen capacidades para aportar su grano de arena en la transición energética del transporte para un futuro más sostenible.

En este sentido, un grupo de empresas ha puesto en marcha la iniciativa BioAdvantage Europe para impulsar el uso de estos carburantes a partir de un nuevo enfoque que se centre en la bioeconomía en su conjunto.

En esta iniciativa, en la que participan Scania, Xynteo, Avril, Lantmännen, Novozymes, Neste y Yara, se centra en mapear oportunidades de crecimiento e identificar barreras para su desarrollo.

Los integrantes de esta plataforma estiman que la bioeconomía puede descarbonizar rápidamente las industrias a gran escala en el período crucial antes de 2030, cuando se espera que la electrificación tenga un impacto sustancial y que los biocombustibles sostenibles pueden proporcionar una descarbonización rápida y significativa en el transporte por carretera antes de 2030, cuando se espera que la electrificación tenga un impacto sustancial.

Para ello, la iniciativa pide un uso sostenible de la tierra para mitigar el impacto del cambio climático y mejorar la calidad del suelo, la seguridad alimentaria y la biodiversidad, así como por un uso productivo de las corrientes de desechos de origen biológico y las materias primas cultivadas localmente para beneficios económicos y ambientales.