Un buque neopanamax de gas licuado de petróleo (GLP), el ‘Lycaste Peace‘, de bandera panameña y propiedad de la naviera Nippon Ysen Kaisha, ha sido el primero en transitar regularmente por el tercer juego de esclusas del Canal de Panamá, inaugurado de forma oficial el 26 de junio.

Procedente de Houston, en Estados Unidos, y con destino a Hitachi, en Japón, ha entrado en la esclusa de Agua Clara, en el sector Atlántico, para salir por la esclusa de Cocolí, en el Pacífico, unas siete horas después.

El buque, con 230 metros de eslora y 37 metros de manga, ha sido el primero de las más de 170 reservas existentes por el canal ampliado. También el buque de GLP ‘Passat‘, con bandera de las Islas Marshall, ha utilizado ya el nuevo juego de esclusas.

Según ha informado la Autoridad del Canal de Panamá, la mayoría de las reservas para los próximos meses son de buques portacontenedores, un segmento que representa casi el 50% de los ingresos de la vía interoceánica. Además, al menos 17 son de embarcaciones de GLP.

La ampliación permite el paso de embarcaciones que transportan hasta 13.000 contenedores, lo que triplica a los más grandes que pasaban hasta ahora por el canal centenario, y duplica la capacidad de transporte de carga anual de 300 a 600 millones de toneladas.

Las nuevas esclusas han sido construidas por el Grupo Unidos por el Canal, encabezado por la empresa española Sacyr e integrado por Salini Impregilo de Italia, Jan De Nul de Bélgica y CUSA de Panamá, por un contrato de 3.118 millones de dólares, aunque el consorcio ha solicitado más de 3.400 millones adicionales.