La Asociación Europea de Cargadores, Ecsa, ha valorado el apoyo del Parlamento Europeo para incentivar el uso de combustibles libres de carbono y eliminar las diferencias en cuanto a las tasas energéticas para los buques, que afectan a la competitividad de estos carburantes.

Esto refleja la posición de gran parte del sector marítimo y los proveedores europeos de combustibles, que piden que las operaciones de suministro de combustible y lubricante estén libres de impuestos, en línea con la Directiva de Tasas Energéticas, para que las compañías comunitarias puedan competir en igualdad de condiciones con las navieras y proveedores de terceros países.

Además, piden que la exención sea obligatoria para ciertos tipos de buques, con el fin de evitar distorsiones en el mercado y la pérdida de competitividad. En su opinión, la Directiva actual no aplica un trato igualitario para las navieras, lo que dificulta las inversiones en energías limpias, como electricidad, pilas de combustible o metanol.

En este contexto, para Ecsa resulta fundamental que la Unión Europea revise su normativa en esta materia introduciendo exenciones para las navieras en el uso tanto de los combustibles menos contaminantes como de la electricidad, incluyendo su recarga en puertos. Esto ayudaría a eliminar la brecha entre el fuelóleo pesado, HFO, y los combustibles más limpios.

Por ello, desde la Asociación también han apoyado el llamamiento realizado por la Eurocámara a los países miembros para impulsar el uso de energías bajas en carbono o libres de carbono y han pedido a la Unión Europea que contribuya al uso del Gas Natural Licuado, GNL, y la electricidad, mediante mayores inversiones en las infraestructuras portuarias.