El nivel de satisfacción de los exportadores, importadores y transitarios con los servicios de transporte de contenedores se ha reducido ligeramente, según la última encuesta llevada a cabo por Drewry y el Consejo Europeo de Cargadores, ESC.

Los 249 participantes los han valorado con una media de un 3,1 sobre 5, frente al 3,2 del año anterior. La razón de que no se haya registrado ninguna mejora es la falta de claridad en la imposición de precios y recargos, los tiempos de tránsito y la fiabilidad de las reservas.

Los tres aspectos han obtenido puntuaciones entre 2,8 y 3, por debajo otros como la estabilidad financiera de las navieras, los trámites relacionados con la documentación y la disponibilidad de contenedores adecuados, que se han situado entre los 3,2 y el 3,4 puntos.

La mayoría de los servicios evaluados han recibido puntuaciones medias. Solamente un 4% de los clientes se han mostrado muy insatisfechos, mientras que un 6% han afirmado estar muy satisfechos.

Por otra parte, los cargadores y transitarios han acusado un deterioro entre 2017 y 2018 en cuanto a la variedad de navieras y servicios disponibles, los precios y la calidad. Sin embargo, la estabilidad financiera y la sostenibilidad se han visto reforzadas.

Mayor visibilidad

Los resultados de la encuesta refuerzan la opinión de ESC, que exige más transparencia a los operadores en cuanto al nivel de servicio, las mejoras implementadas y la estructura de los precios.

No obstante, teniendo en cuenta la reciente aplicación de los recargos por el coste del combustible y la incertidumbre generada por la normativa sobre los límites de azufre, la tensión entre navieras y cargadores continuará en 2019.

A corto plazo, los operadores tendrían que mejorar su nivel de transparencia, pero a largo plazo, también adaptarse a las crecientes necesidades de los clientes en cuanto a la visibilidad, al menos si quieren cumplir con sus expectativas y mejorar el nivel de satisfacción.