jordi-trias-durante-el-dia-del-agente-consignatario

Jordi Trius cree que el sector debe garantizar su propia continuidad, demostrando el valor que añade el consignatario a la cadena de transporte.

La sexta edición del Día del Agente Consignatario celebrada por la Asociación de Agentes Consignatarios de Buques de Barcelona ha reunido en la ciudad condal a más de 150 directivos y profesionales de empresas e instituciones vinculadas al sector marítimo y portuario de Cataluña.

Coincidiendo con el 98º aniversario de la entidad, se se ha puesto el foco sobre el futuro del agente consignatario de buques, una profesión cuya continuidad debe garantizar el propio sector, demostrando el valor que añaden a la cadena de transporte, tal y como ha señalado el presidente de la Asociación, Jordi Trius.

Los consignatarios deben demostrar que son necesarios como «defensores de los intereses de los armadores y operadores de buques«, aunque el trabajo lo realice una agencia independiente, representando a un armador tercero, o una agencia perteneciente a una naviera concreta.

Todas las labores que lleva a cabo un consignatario, desde velar por los intereses del armador, del capitán y de la tripulación, hasta coordinar las operaciones, la documentación y las tareas comerciales, «siguen siendo imprescindibles e inalterables«, aunque las empresas han adoptado soluciones estratégicas diferentes.

Algunas operan como agentes especializados en cruceros, buques tramp, línea regular o car-carriers, otras están integradas en grupos empresariales diversificados, otras ejercen como agentes locales, regionales o globales, y otras como agentes independientes o que son parte de estructuras de armadores.

Tres ejes

La defensa de los consignatarios pasa por tres ejes básicos. El primero es el reconocimiento oficial de la profesión, todavía no bien definido en las distintas leyes que les afectan. Recientemente se ha constituido la Asociación Española de Consignatarios de Buques, Asecob, que integra a 160 oficinas de toda España y ocho asociaciones provinciales.

El segundo es la formación académica y práctica sobre los contenidos específicos relacionados con la profesión, asunto sobre el que se está avanzando mucho gracias a la plataforma on-line de la Universidad Abierta de Cataluña. El tercer eje básico es el de participar y colaborar con los otros actores de la comunidad portuaria.

El evento ha finalizado con un reconocimiento a aquellas personas que desde la creación de la entidad catalana han hecho posible su permanencia. Se trata del presidente de la Autoridad Portuaria de Barcelona, Sixte Cambra, Antonio Francisco Vargas y el capitán Javier Valencia, por su aportación al desarrollo de la actividad en el puerto.