La Asociación de Agentes Consignatarios de Buques de Barcelona, ACB, ha celebrado su Junta General, presidida por Jordi Trius, a la que han asistido un gran número de empresas consignatarias asociadas.

En ella, se ha aprobado la memoria económica del ejercicio 2020, así como los presupuestos del 2021. Trius ha dado cuenta de las actividades de la asociación a lo largo del último año, de las altas asociativas y de los cambios en la composición de la Junta Directiva tras las últimas elecciones.

A continuación, ha detallado las actividades de las diferentes comisiones y grupos de trabajo, que se han centrado en asuntos como el Tramp, las líneas regulares contenerizadas y los cruceros.

El presidente ha hecho hincapié en las diversas actividades desarrolladas en cuanto a la mejora de la eficiencia de determinados procesos del puerto de Barcelona.

Unos de los temas que más preocupa a los consignatarios, tal y como se ha trasladado ya a las autoridades y organismos implicados, está relacionado con las incidencias que se producen en las entradas y salidas de los buques, especialmente cuando se establecen restricciones por las condiciones meteorológicas.

Según Trius, debe apostarse por propuestas innovadoras basadas en nuevas tecnologías que mejoren esta situación, apoyándose igualmente en otras relacionadas con la transmisión e intercambio de datos en la comunidad marítimo-portuaria.

Formación

Por otro lado, teniendo en cuenta que la ACB es miembro fundador de la Asociación Española de Consignatarios de Buques, Asecob, se ha profundizado en su participación en distintos proyectos normativos y más recientemente, en el proyecto Simple.

También se ha referido al área de formación, con dos ediciones realizadas en 2020 del módulo dedicado al transporte marítimo de línea regular.

El próximo 5 de abril se pondrá en marcha la VIII Edición, con 65 alumnos inscritos, y para octubre está prevista la IX Edición, en inglés, así como un módulo dedicado al transporte marítimo de carga rodada.