junta-general-de-acbe

Los órganos de gobierno de la Asociación contarán con un modelo más estable y acorde con la realidad empresarial.

La Asociación de Consignatarios de Buques y Estibadores del Puerto de Bilbao, ACBE, ha repasado durante la Junta General de cierre del ejercicio los hitos más relevantes del último periodo, como la modificación de sus estatutos en el mes de marzo para dotar a los órganos de gobierno de un modelo de gestión más estable y acorde con la realidad empresarial.

De este modo, se pretendía afianzar el compromiso de sus directivos, ampliando su mandato de dos a cuatro años. Esta decisión también afecta a los presidentes de las asambleas de Consignatarios y Estibadores, cuyo periodo en el cargo se mantiene en los dos años, pero pueden ser reelegidos en lugar de tener un mandato limitado.

Por su parte, el presidente de la Asociación seguirá siendo elegido por un periodo de dos años, con una única posibilidad de reelección. Adicionalmente, se ha establecido que los cargos representativos serán designados entre los miembros de la Junta Directiva.

Cambios en la legislación

En lo relativo a la legislación, la patronal ha rechazado las sanciones previstas en la modificación de la Ley General Tributaria, por considerar desproporcionados los preceptos aplicables a las consignatarias por la presentación fuera de plazo de declaraciones y documentos relacionados con las formalidades aduaneras o la comisión de errores menores involuntarios.

Sin embargo, ha valorado positivamente el Real Decreto que desarrolla la obligación de la consignación de buques, ya que culmina la modernización normativa de esta actividad empresarial, iniciada con la Ley de Puertos del Estado y la Ley de Navegación Marítima.

También ha tenido una buena acogida la Orden del Ministerio de Fomento que aprueba la valoración de terrenos en el puerto de Bilbao, pues supone una rebaja en la tasa de ocupación que pagan los concesionarios.

En lo que se refiere a la salida de Reino Unido de la Unión Europea, la Asociación cree que podrían generarse nuevas oportunidades, puesto que la mayor dificultad para negociar con el Reino Unido podría compensarse con vías alternativas de generación de valor añadido.