La Asociación de Consignatarios de Buques y Estibadores del puerto de Bilbao, ACBE, ha solicitado más margen de maniobra para la Autoridad Portuaria con el fin de que pueda afrontar con mayor agilidad y eficacia los efectos de la crisis sanitaria.

La patronal confía en que se pueda aplicar del modo más favorable posible para las empresas lo previsto en el RD-Ley 15/2020 de 21 de abril con medidas excepcionales para el ámbito portuario. En cualquier caso, considera que deberían prolongarse hasta el próximo año porque las dificultades provocadas por la pandemia seguirán afectando al sector durante ese ejercicio.

Por otra parte, la reducción de las tasas de ocupación y actividad debería ser efectiva a partir de la declaración del estado de alarma y no desde la publicación del Real Decreto-Ley. Asimismo, resulta sorprendente que el aplazamiento del pago de las tasas portuarias se circunscriba al periodo comprendido entre el 13 de marzo y el 30 de junio, teniendo en cuenta que es muy improbable que todo haya vuelto a la normalidad el 1 de julio.

La Asociación reclama también la ampliación o suspensión de los plazos de vigencia de las concesiones durante el tiempo que duren las consecuencias de la crisis y solicita a los ayuntamientos la negociación de rebajas en el IBI.

Reacción del puerto

Ya en la víspera de la declaración del estado de alarma, ACBE solicitó a la Autoridad Portuaria la aprobación de ayudas a las empresas eliminando penalizaciones ante posibles incumplimientos en los tráficos mínimos de actividad y la exención de tasas portuarias por fuerza mayor.

El puerto reaccionó rápidamente y aprobó la anulación y devolución de determinadas tasas, estableciendo un nuevo vencimiento fechado para el 30 de abril. También solicitó a Puertos del Estado la aprobación de descuentos en las tasas de ocupación, actividad y utilización, así como la autorización para el aplazamiento en el pago de las tasas.

La patronal confía en que las diferentes medidas puestas en vigor sean concebidas como un avance de futuras ayudas condicionadas a la evolución del tráfico de buques y mercancías en los puertos.