Terminal de contenedores en el puerto de Valencia

Las señales de alarma se encienden en el puerto de Valencia. La Asociación Naviera Valenciana ANV, ha manifestado su preocupación por el futuro del puerto de Valencia, y advierte que el tráfico de contenedores de transbordo, pieza clave en su crecimiento en los últimos 15 años, «esta en peligro».

En un comunicado, la asociación recuerda que la mano de obra de la estiba supone más del 50% del coste total del transbordo. 

La organización ha explicado que hasta ahora, para mantener la competitividad, estos costes de la mano de obra se han compensado con las fuertes inversiones en tecnología realizadas por las empresas estibadoras. En los últimos cinco años, se han invertido un total de 140 millones de euros, con el objetivo de reducir tiempos y costes en los procesos.

Ahora bien, la asociación naviera ha advertido que en la situación actual, con la fuerte competencia internacional, «más inversiones en tecnología ya no pueden compensar los costes de la mano de obra de la estiba«.

Las consecuencias, asegura la ANV, están empezando a notarse ya que el tráfico de contenedores del puerto de Valencia  ha caído casi un 20% este verano.«Llevamos cuatro meses de caídas en el tráfico, y prevemos que continuará cayendo».

La asociación atribuye esta situación a la decisión de las grandes navieras de desviar parte de su tráfico de transbordo a otros puertos como Sines en Portugal y Gioia Tauro en Italia, en busca de mejores costes.

Desde la ANV muestran su preocupación al respecto, y recuerdan que «el tráfico de transbordo de contenedores supone más del 60 % del tráfico total de Puerto de Valencia».

La pérdida del tráfico de transbordo, aseveran, supondría una pérdida para la economía de la Comunidad Valenciana de 290 millones de euros directos y 580 millones de euros indirectos.

En este contexto, en plena negociación del convenio colectivo de la estiba, y a pesar de que la última reunión finalizó sin ningún progreso, la asociación confía en que ambas partes sean capaces de avanzar para lograr un acuerdo «óptimo para empresas y trabajadores». Pues, «quedar definitivamente fuera de la red del P3, reduciría las conexiones desde el puerto de Valencia con los puertos más importantes del mundo», advierten.