El comercio electrónico se ha transformado desde los 90 gracias a la tecnología, que ha sido la punta de lanza en la revolución en este sector. Ahora, el camino continúa y las previsiones de la consultora Gartner apuntan a que la Inteligencia Artificial será el avance que más impactará en el e-commerce en los próximos años.

Se estima que en 2023 la mayoría de las organizaciones que usen esta tecnología para el comercio digital lograrán, al menos, un 25% de mejora en la satisfacción del cliente, en los ingresos o en la reducción de costes. Para ello, pueden analizar los datos de los cliente para obtener un valor añadido, crear experiencias personalizadas o definir cuál sería el cliente ideal o ‘buyer persona’.

Por su parte, la implementación de Big Data y Business Intelligence aportan un mayor grado de optimización gracias al análisis pormenorizado de datos. En este sentido, desde Webloyalty explican que las organizaciones deben mantener un equilibrio constante, para obtener información suficiente de sus clientes sin traspasar la barrera de la privacidad.

Tendencias futuras

Entre las principales tendencias respecto al futuro del e-commerce, se encuentra el visual commerce. Esta tecnología, basada en el uso de Inteligencia Artificial, permite a los usuarios interactuar con los productos de manera visual e inmersiva.

Además, la Inteligencia Artificial, combinada con análisis avanzados y aprendizaje automático, puede utilizarse para detectar fraudes, personalizar contenido, recomendar productos, categorizar imágenes, optimizar precios en base a la demanda o segmentar clientes por categorías.

En los próximos años, también aumentarán las opciones de personalización de la experiencia del cliente, tanto en lo que se refiere a la ‘landing page‘, como a la búsqueda, la recomendación de productos, los banners, las ofertas o las ventas cruzadas.

Las técnicas para conseguir ingresos adicionales pasan por la publicidad, el marketing de afiliación, la venta cruzada interna o los programas de fidelización o recompensas implementadas a partir de terceros, que devuelven un mínimo del 10% de la compra realizada.

Por último, conviene apuntar que según Gartner, en 2023 el 75% de las empresas que venden directamente a los consumidores ofrecerán servicios de suscripción, pero solo el 20% logrará aumentar la retención de clientes. La idea nació con Spotify, Netflix y HBO, pero se está extendiendo a otras áreas, como las de belleza o los clubes de compras.