En momentos como los actuales la incertidumbre es la norma, aunque si hay algo seguro es que la crisis sanitaria tiene un impacto negativo sobre la economía española.

Las medidas que ha ido tomando el Gobierno a salto de mata han ido generando controversia en diferentes sectores por sus efectos y la falta de consenso que, en ciertas ocasiones, requiere la necesidad de actuar con rapidez.

Precisamente en este ámbito, el estrechamiento del confinamiento en vigor desde esta misma semana ha generado la oposición del empresariado, unas medidas que, a juicio de Ceoe y Cepyme, «van a impedir poner las bases de la necesaria recuperación económica de España y llevarán en última instancia a un mayor nivel de desempleo».

Así pues, para ambas organizaciones empresariales, las últimas decisiones del Gobierno «serán perjudiciales para el equilibrio económico, la salud de las cuentas públicas, aumentando considerablemente el déficit, y reducirán de forma importante la confianza de los inversores».

En este contexto, las patronales rechazan tajantemente que «el Gobierno trate de arrojar sospechas y desconfianza sobre el empresariado».

Por contra, Ceoe y Cepyme definden la voluntad de los empresarios por «sostener la economía y el empleo», por lo que abogan por «evitar un parón aún mayor de la actividad empresarial, siempre priorizando, como no podía ser de otra manera, la seguridad y la salud de los ciudadanos».