Acto Elche por el Corredor Mediterráneo

El Movimiento Quiero Corredor ha reunido a empresarios, políticos y representantes de la sociedad civil en la localidad alicantina de Elche.

Cerca de 1.500 empresarios de las regiones de Arco Mediterráneo reunidos esta semana en Elche han reclamado a las autoridades públicas mayor celeridad para culminar los objetivos establecidos para que el Corredor Mediterráneo sea una realidad en 2025, aunque también reconocen que se han realizado avances importantes en su ejecución.

Entre los avances conseguidos en los últimos seis meses se encuentran la puesta en marcha del tramo Granada-Antequera, ya plenamente operativo, mientras que el tramo Tarragona-Vandellós se encuentra en pruebas y podría estar en funcionamiento a finales de este 2019.

De igual modo, también se ha licitado la conexión con el puerto de Castellón y se han avanzado en los tramos entre Murcia y Cartagena, aunque, por contra, la pasante de Valencia sigue en proyecto, ya que, pese a que se despejará el nudo de La Encina, falta por concretar la conexión con Játiva y los tramos del sur hacia Algeciras desde Elche.

En el evento organizado por el Movimiento Quiero Corredor se defendió la necesidad de esta infraestructura con el fin de generar más empleo, aumentar la afluencia de turistas, impulsar la economía española en general y facilitar la movilidad en el litoral a través de dos paneles en los que han participado líderes de organizaciones empresariales y emprendedores.

No a nuevos retrasos

El presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios, Vicente Boluda, cree que se debe evitar que las obras se retrasen al horizonte de 2030 y plantea que en un horizonte próximo los sectores productivos dispongan de una red circular que complete la red radial existente.

En esta misma línea, el presidente de Pro-AVE, Federico Félix, estima que “no puede ser que algunos de los principales puertos de este país no estén conectados con Europa con una línea específica para las mercancías”.

Múltiples estamentos de las regiones del Mediterráneo reivindican la necesidad de lo que consideran una infraestructura clave para el conjunto de España, así como para su competitividad internacional.