Terminal de Noatum en el puerto de Valencia

Los empresarios valencianos recuerdan el importante papel del puerto de Valencia.

En su reunión de este jueves 16 de junio, el comité ejecutivo de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) ha acordado dirigir dos apuntes a los candidatos de los partidos políticos que concurren a las elecciones generales del próximo 26J y una pregunta urgente al Gobierno.

Por un lado, los empresarios valencianos han trasladado a los partidos políticos la importancia de la Comunidad Valenciana para todo el país, al acoger al 10,6% de la población activa de España y producir el 9,4% del PIB nacional. Además, en 2015 fue la Comunidad Autónoma que registró el mayor crecimiento del PIB y los registros recientes indican que se mantiene esa tendencia.

Los empresarios sostienen que el puerto de Valencia, líder del Mediterráneo en tráfico comercial y quinto en Europa, tiene mucho que ver con los excelentes niveles de comercio exterior y es un elemento clave en la proyección exterior de la Comunidad Valenciana.

Déficit en financiación e inversión

No obstante, frente a la aportación del 9,4 % en términos de PIB y el 10,6% en población activa, la Comunidad Valenciana ha recibido en los últimos 15 años tan sólo el 7,7% de las inversiones ejecutadas por el Gobierno Central.

«Todos los sistemas de financiación autonómica han llevado a una crónica infrafinanciación hacia la Comunidad Autónoma de 1.000 millones de euros anuales», apuntan los empresarios. En concreto, entre 2002 y 2013, desde la Generalitat se estima un déficit de financiación acumulado de 12.433 millones de euros.

Inversiones estratégicas que debe acometer el Gobierno

La CEV alerta de que tres inversiones estratégicas para el presente y futuro de la Comunidad Valenciana como son Parc Sagunt, el puerto de Valencia y la conexión ferroviaria hacia el Cantábrico por Zaragoza, «están siendo sistemáticamente obviadas por el Gobierno».

Por ello, los empresarios han acordado demandar al Gobierno una respuesta que explique la «sistemática marginación» de la Comunidad Valenciana «que la separa del potente eje de crecimiento del Mediterráneo y que afecta directamente a la competitividad de su tejido empresarial y a su atractivo como destino de nuevas inversiones», aseguran.