Coches de General Motors a su paso por Teruel

Vehículos de General Motors a su paso por Teruel

Las organizaciones empresariales y Cámaras de Comercio de Aragón y de la Comunidad Valenciana, junto con el puerto de Valencia, han firmado esta semana en Teruel una declaración a favor de la modernización y el incremento de la capacidad de la línea ferroviaria Sagunto-Teruel-Zaragoza.

Para las empresas, el Corredor Cántabro-Mediterráneo debería considerarse como un ramal de los corredores Mediterráneo y Atlántico y, por lo tanto, contar con las previsiones económicas e inversiones necesarias por parte de las administraciones públicas.

Esta consideración se encuentra «más que justificada», según indican desde la Cámara de Valencia, teniendo en cuenta el elevado volumen de mercancías generado por las empresas implantadas a lo largo de la línea, para las que el ferrocarril sería un medio fundamental.  

El corredor Cántabro-Mediterráneo discurre a lo largo de cinco comunidades autónomas, País Vasco, La Rioja, Navarra, Aragón y Comunidad Valenciana, que suman el 21,9% del PIB de España, uniendo además dos de los principales puertos del país, el de Bilbao y el de Valencia.

Fundamentos para la inversión

Desde las empresas aragonesas y valencianas han señalado una serie de cuestiones que demuestran los beneficios que esta inversión tendría, entre los que destacan la captación de tráficos en contenedor desde sus principales plataformas logísticas, o la posibilidad de mejorar la logística de vehículos de fabricantes instalados en las comunidades autónomas.

Por otro lado, también existen empresas de los sectores siderúrgico, alimentación y de la madera, entre otros, así como algunas que necesitan transportar graneles, que encontrarían beneficiosa la línea Zaragoza-Teruel-Sagunto.