La facturación en España de los fabricantes de automóviles asociados a Anfac ha llegado a los 59.987 millones de euros en 2020, lo que supone una reducción del 12,8%, con una caída del resultado neto del 78,8% hasta los 189,8 millones de euros.

Así se recoge en el Informe Anual de la Asociación, que achaca esta caída a la paralización durante prácticamente dos meses de la actividad por la crisis sanitaria, llevando a caídas históricas tanto en las ventas como en el nivel de producción.

En el caso de los vehículos comerciales, la producción se redujo en un 17,9%, hasta las 430.616 unidades, mientras que en los industriales el descenso llegó al 25,9%, con 36.905. Por su parte, la exportación de comerciales ha caído un 13,4% hasta las 335.280, pero la de industriales ha aumentado un 47,6% hasta las 27.279.

Además, las matriculaciones de comerciales ligeros disminuyeron un 26,4% a lo largo del año, con 158.120 unidades, y las de industriales, excluyendo autobuses, un  21,7%, con 19.245.

A pesar de las dificultades sufridas a lo largo del año, el sector ha seguido realizando esfuerzos para la incorporación de nuevas tecnologías, llegando la inversión a cerca de 2.000 millones.

Avances en la electromovilidad

Según el Barómetro de la Electromovilidad que elabora la Asociación, España continúa en las últimas posiciones de Europa, con 18,6 puntos, muy por debajo de la media europea, que alcanza los 40.

Presentacion Informe Anual Anfac

Desde Anfac, han planteado diferentes medidas para acelerar la electrificación.

A pesar de haber registrado una mejora de dos puntos, el ritmo de progresión sigue siendo insuficiente tanto en la incorporación de vehículos electrificados como en la instalación de puntos de recarga. Durante 2020, apenas se instalaron 900, hasta alcanzar los 8.545 en todo el territorio.

Desde Anfac, han presentado una hoja de ruta basada en su Plan Automoción 2020-40, en la que plantean diferentes medidas para acelerar la electrificación, lo que exige un impulso decidido del Plan Moves III, mejoras en torno a la fiscalidad y un plan urgente para la infraestructura eléctrica.

En cuanto a las mejoras en torno al Moves III, se ha solicitado la eliminación del límite de número de vehículos anuales que pueden acogerse en el caso de las flotas de empresa y la aprobación urgente del Moves para vehículos pesados.

Debe tenerse en cuenta que el porcentaje de vehículos con más de 10 años entre los comerciales es del 63%, mientras que en los industriales llega ya al 67%. En 2020, el parque de comerciales eléctricos llegaba en España a las 9.219 unidades, situándose el de industriales en 51.

Una de las ideas que propone el Plan Automoción 2020-40 es precisamente incentivar la adquisición de vehículos eléctricos con medidas fiscales a corto y medio plazo, como la bonificación del impuesto de matriculación y otras exenciones en renta o impuesto de sociedades.

Desde la patronal defienden también un IVA cero o una exención amplia para los vehículos eléctricos de batería e híbridos enchufables. Asimismo, el plan sobre la infraestructura de recarga debería fijar objetivos vinculantes para los próximos 10 años.