Representantes del sector del automóvil europeo consideraron este martes “inevitable” el cierre de plantas de producción de vehículos en Europa, por la necesidad de ajustar el exceso de capacidad y de recuperar la competitividad.

«Hay un exceso de capacidad productiva respecto a la demanda, pero según los Estados miembros, esto no pasa, al menos no dentro de su territorio«, advirtió el vicepresidente de la división europea de Ford, Wolfgang Schneider, durante el AIC Forum 2012 organizado por el Centro de Automoción Europeo (AIC), impulsado por la Diputación Foral de Vizcaya, que se ha desarrollado en el Autoworld de Bruselas, con la colaboración de ACEA-Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles.

«Nadie quiere mover las fábricas fuera de Europa«, afirmó Schneider, «pero necesitamos incentivos para estar en Europa«, añadió el vicepresidente de Ford Europa, quien lamentó la falta de flexibilidad del sector en la Unión Europea.

Por su parte, el director general de la división de Empresa de la Comisión Europea(CE), Daniel Calleja, admitió que es necesario un «ajuste», pero advirtió del impacto social de las  reestructuraciones. Por ello, apostó por encontrar «soluciones acordadas» entre administraciones y la industria para afrontar estas situaciones.

Otra de las cuestiones planteadas en la jornada fue la preocupación en el sector es la creciente presión de los competidores extranjeros, en especial de los asiáticos, que cuentan con la ventaja de tener unos costes de producción mucho menores que sus homólogos europeos. Así, Schneider alertó del riesgo de abrir el mercado europeo a otros países sin que haya una reciprocidad real y puso como ejemplo a Corea del Sur, que está siendo investigado por la CE tras una denuncia presentada por Francia.

Nissan España pide al Gobierno que apueste por el sector 

En línea con lo expresado en este foro, el director general de Nissan España, Frank Torres, ha instado al Gobierno español a convencerse de que «ha llegado la hora» de apostar por la industria de la automoción como motor de la economía española, lo que debe traducirse en medidas para abaratar los costes energéticos y logísticos, entre otros.

El directivo español también cree que las empresas del sector no podrán crecer en el contexto actual sin esa ayuda y sin el concurso de otros agentes como son las universidades y los proveedores. Torres ha subrayado que las plantas de Nissan en España compiten con fábricas como la de Tailandia, donde los costes de la mano de obra son mucho más bajos, lo que requiere un esfuerzo para reducir los costes en toda la cadena de valor.