camiones VI cetm Avila 2018

Los fabricantes de camiones buscan alternativas eficientes al gasóleo.

Hace ya más de once años, Apple revolucionó la telefonía con el lanzamiento del primer iPhone, un terminal con el que pasamos de llevar un simple teléfono en el bolsillo a ir a todas partes con un ordenador equiparable a cualquier PC, con una cámara fotográfica de buena calidad y miles de aplicaciones.

Precisamente esta posibilidad, la de instalar apps de terceros, es la que permitió a la marca norteamericana distinguirse de otras y tomar distancia al frente de un sector de gran proyección gracias a un proceso diruptivo.

Ahora, la industria de automoción busca algo similar. De manera particular, en el segmento de vehículos industriales, los fabricantes de camiones persiguen lanzar al mercado el modelo que permita el desarrollo de la actividad empresarial en condiciones similares a las actuales, con una tecnología más avanzada que los demás y que, al mismo tiempo, cuente con un atractivo parecido al que ha tenido desde el primer momento el iPhone de Apple.

La eficiencia energética del diésel

Así las cosas, hay algunos factores que parecen claros a día de hoy, tal y como ha evidenciado el Congreso de CETM celebrado la semana pasada en Ávila. En este sentido, en estos momentos no existe ninguna alternativa real que pueda sustituir al diésel para el transporte de larga distancia de manera masiva.

Tan solo el gas natural se acerca a las prestaciones y autonomía que ofrece cualquier motor de gasóleo actual. Sin embargo, la mayor parte de los fabricantes también coinciden en que la tecnología avanza a una velocidad vertiginosa y que la próxima década, la de 2020, verá grandes logros en todo lo relacionado con la movilidad tanto de pasajeros como de viajeros.

El uso masivo de las nuevas tecnologías también permitirá analizar el comportamiento de los vehículos, prever posibles averías y coordinar los servicios de mantenimiento.

El uso masivo de las nuevas tecnologías también permitirá analizar el comportamiento de los vehículos, prever posibles averías y coordinar los servicios de mantenimiento.

En este sentido, el futuro de la industria de vehículos comerciales e industriales pasa por la digitalización y el tratamiento de los datos que van generando los camiones en su movimiento.

De igual modo, el uso masivo de las nuevas tecnologías también permitirá analizar el comportamiento de los vehículos, prever posibles averías y coordinar los servicios de mantenimiento para optimizar el tiempo de uso de cada unidad. Además, pese a que a día de hoy parece ciencia ficción, también se prevé que la movilidad compartida pueda abrirse camino en el transporte de mercancías.

Antes, llegarán mejoras aerodinámicas y nuevos desarrollos en el uso de energías alternativas, aunque, según se intuye, solo una tecnología podría hacerse con la hegemonía en el transporte de mercancías de larga distancia para que los camiones dejen de ser considerados una amenaza medioambiental.