La evolución registrada en la reducción de emisiones contaminantes de los vehículos pesados ha sido ha sido particularmente exitosa en los últimos años, fruto del compromiso con el respeto medioambiental de las marcas, a juicio de Acea.

Sin embargo, los fabricantes de camiones también llaman la atención sobre la necesidad de contar con objetivos que combinen la ambición en el control de la contaminación con la realidad que marca la tecnología existente y la viabilidad económica de las medidas a tomar.

En este sentido, Acea propone una reducción equilibrada en las emisiones contaminantes de los camiones de un 7% para 2025, una cifra que a su juicio es, al tiempo, ambiciosa y realista, así como de un 16% para 2030, algo que implica un acercamiento pragmático a la evolución de la técnica en el ámbito de la movilidad para los próximos años.

De igual modo, la asociación europea de fabricantes de automóviles valora muy positivamente la idea de la Comisión Europea para introducir incentivos que favorezcan la innovación y el uso de combustibles alternativos.

Por otra parte, la organización también solicita que se moderen las posibles multas a las marcas por no alcanzar los objetivos de reducción de emisiones contaminantes, que, en todo caso, deberían guardar una proporción adecuada con la tecnología aplicada y, al tiempo, ser medidas de manera coherente y transparente, por lo que piden que la penalización se fije en los 570 euros por gramo de CO2/tkm.