Facturación e-commerce en los fabricantes de producto de Gran Consumo presente y expectativas

Para los fabricantes de productos de Gran Consumo de España, reducir costes es el objetivo de mejora prioritario de sus cadenas de suministro y mejorar los procesos de promoción el mayor desafío clave de su estrategia ‘route to market’, según un estudio de Miebach Consulting.

La facturación por e-commerce todavía supone un porcentaje reducido respecto a la facturación por otros canales de venta, aunque se prevé un crecimiento durante los próximos cinco años, y la colaboración con socios comerciales se considera una herramienta efectiva para mejorar el nivel de servicio y reducir costes, pese a que existen barreras para implementarla.

Estas son algunas de los principales cuestiones que recoge el estudio, realizado a través de un cuestionario on-line que han contestado 217 responsables de logística, supply chain y operaciones, pertenecientes 170 empresas ubicadas en 23 países, y que la consultora presentó durante la feria Logistics Madrid 2014.

El estudio de Miebach se estructura en tres apartados. El primero bajo el lema ‘mejora de la cadena de suministro’, el segundo enmarcado en ‘Intralogística y promociones’ y un último apartado denominado ‘colaboración en la cadena de suministro’.

Cadena de suministro

Tanto a nivel nacional como internacional, reducir costes, optimizar la producción y la red logística y mejorar los niveles de servicio son los tres objetivos de mejora considerados como prioritarios.

En cuanto a la estrategia ‘route to market’, en España se reseñan como mayores desafíos la mejora de los procesos de promoción, la alineación con las ventas y la volatilidad del negocio, mientras que a nivel global y europeo se considera que los mayores desafíos son la alineación con las ventas, la disposición de la red logística y el nivel de servicio y la coordinación entre producción y logística.

Intralogística y promociones

En España, las oportunidades para reducir costes intralogísticos más populares son la optimización de turnos de trabajo, con un 44%, la gestión de inventarios, también con el 44%, y la optimización de SGA, con un 39%, aunque no suponen grandes reducciones porcentuales de costes.

Para las reducciones de costes superiores, más del 20%, las opciones más populares son la automatización, con un 26%, y la optimización de las plantas de producción, considerada fundamental por el 24% de los encuestados.

Por otro lado, la división automática de palets en capas, así como la reducción de los tamaños de packaging, son requerimientos de los distribuidores que todavía no están muy extendidos, aunque empiezan a estar presentes, como demuestra el hecho de que un 24% de los participantes españoles esté automatizando sus operaciones logísticas y un 30% esté realizando ajustes de tamaño de sus envases.

La mejora de procesos de S&OP es la estrategia preferida para gestionar la complejidad que genera el incremento de referencias, considerada por un 40% de los participantes tanto a nivel nacional como europeo o global.

En cuanto a las promociones, la mejor estrategia para manejarlas de forma exitosa es disponer de una cadena de suministro muy ágil para poder reaccionar a los cambios inesperados del mercado mayoritaria, para el 38,2% de los encuestados, seguido de disponer de pronósticos colaborativos con socios de negocio, para el 23,5%. 

Colaboración en la cadena de suministro

De acuerdo con las respuestas obtenidas, en Miebach consideran que la colaboración puede tener un papel muy importante para mejorar el nivel de servicio, para intercambiar información con el distribuidor y para reducir costes de transporte como consecuencia de realizar transporte conjunto.

Los aspectos más destacados como impedimentos para generar colaboraciones de éxito son la falta de objetivos comunes, el desinterés de las personas clave con capacidad de decisión y la propia naturaleza de las compañías, a menudo con valores irreconciliables.