El Valencia Container Freight Index, VCF, se ha contraído un 0,89% mensual en febrero, para colocarse en os 1.146,12 puntos, casi cien puntos por encima del nivel de febrero de 2019.

Este indicador del puerto valenciano refleja la incertidumbre del actual momento y viene condicionado por diferentes factores exógenos.

Así, además de la ralentización del comercio internacional por la celebración del año nuevo chino, período durante el que aumenta la flota ociosa y los blank sailings, este año se ha añadido la crisis sanitaria extendida desde el país asiático.

A este panorama se añade el incremento de la flota fuera de servicio provocado por los buques destinados a la instalación de ‘scrubbers’, de tal modo que ha pasado de representar el 6,2% sobre el total de flota activa el 3 de febrero hasta alcanzar el 8,8% el 17 de febrero, superando los dos millones de TEUs.

Por áreas, se pueden distinguir dos grupos, ya que por un lado se ha producido un aumento en los fletes de exportación desde Valencia hacia África Costa Oriental (4,07%) y en menor medida en África Costa Occidental (2,01%), Centroamérica y Caribe (1,89%), Latinoamérica Pacifica (2,71%), Latinoamérica Atlántica (2,28%) y Estados Unidos y Canadá (1,46%).

Por otro lado, se han mantenido constantes Europa Atlántica y Países Bálticos, mientras que se han contraído los fletes de exportación hacia el subcontinente indio (-11,56%), Oriente Medio (-8,94%) y Lejano Oriente (-7,76%).