granelero capesize

Los graneleros están perdiendo su valor y los operadores no pueden pensar en venderlos para compensar pérdidas.

El mercado de fletes de carga seca ha marcado mínimos históricos durante el primer trimestre de 2016, que ha resultado el peor de la historia, según señalan desde Anave. En lo que va de año, el valor medio del Baltic Dry Index (BDI) ha bajado un 24% respecto del ejercicio anterior, que ya destacó por niveles muy bajos.

A principios de agosto y con el BDI en el entorno de los 650 puntos, los fletes apenas llegaban a cubrir los costes operativos de los buques graneleros, sin ninguna contribución para cubrir los costes de capital, según datos de Bimco.

El aumento de las importaciones china de mineral de hierro del 9,6% en el primer semestre de 2016, junto a la estabilidad en las importaciones de carbón con respecto al primer semestre de 2015, han propiciado un aumento de las importaciones chinas de gráneles sólidos del 5% entre ambos periodos.

Además, las exportaciones de productos siderúrgicos chinos han aumentado un 9,4% hasta junio, mientras que también se ha registrado un nuevo récord de exportaciones de grano desde Argentina durante la primera mitad de 2016, con un crecimiento de 42% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

Y, sin embargo, los fletes siguen en mínimos, provocando entre otras consecuencias un importante descenso en el valor de mercado de los graneleros. Un buque capesize construido en 2010 valía en agosto de 2014, en torno a los 50 millones de dólares. Solo dos años más tarde, ese mismo buque ha perdido un 60% de su valor, hasta poco más de 20 millones de dólares millones.

Esta depreciación está afectando a toda la flota de graneleros, según Anave, aunque en mayor medida a los buques más antiguos. En consecuencia, los armadores no pueden pensar en compensar sus pérdidas de explotación vendiendo parte de su flota.

La flota no deja de crecer

Por otro lado, aunque el volumen de la cartera de pedidos es el más bajo desde 2006 con 110 millones de toneladas de peso muerto (TPM), la flota de graneleros no deja de crecer.

Desde el 1 de enero de 2016 se han sumado 31 millones de TPM a la capacidad de la flota mientras que solo se han desguazado 23 millones.

Esto significa que la flota ha crecido un 1,1% y, aunque el nivel de tonelaje enviado al desguace es el esperado, la previsión de crecimiento a final de año es de un 1,8%. Es decir, sigue sin ser suficiente para que la capacidad de la flota descienda en términos absolutos y se empiece a solucionar el problema de la sobrecapacidad del sector.