PIF Algeciras

Los trabajadores deben enfrentarse a una mayor carga de trabajo y a muchos más trámites burocráticos.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios de Cádiz, CSIF, ha denunciado recientemente la sobrecarga de trabajo que sufren los empleados de Sanidad Exterior en el Puesto de Infección Fronteriza del puerto de Algeciras.

En menos de una década, el volumen de mercancías que pasan por estas dependencias se ha cuadruplicado, pasando de 29.000 partidas anuales en 2010 a 68.000 en 2018, y todo apunta a que en 2019 se llegará a las 80.000.

Sin embargo, el número de trabajadores no ha variado y se reduce a 21 inspectores, siete técnicos y ocho administrativos, que no solamente deben enfrentarse a una mayor carga de trabajo sino también a muchos más trámites burocráticos para resolver los expedientes, lo que ha triplicado el tiempo que tardan en cerrarse.

Estos problemas en la gestión del personal han hecho que los retrasos se conviertan en algo habitual para las empresas que esperan la entrada de sus mercancías, y que en ocasiones, prefieren desviarlas a otro puerto.

Desde el sindicato, confían en que la Administración deje a un lado su «desidia y falta de previsión«, aumentando la plantilla de forma proporcional a la actual carga de trabajo y evitando la rotación constante de personal.

Además, han querido denunciar la pérdida de derechos laborales de los funcionarios, con los que los se llevan años incumpliendo los acuerdos alcanzados con las organizaciones sindicales.