En el marco de la celebración del Día del Internet de las Cosas, DHL ha presentado un informe sobre el uso de gemelos digitales en el ámbito logístico y cómo esta decisión puede mejorar significativamente los procesos.

Esta tecnología, que consiste en la creación de réplicas virtuales de objetos o procesos que simulan el comportamiento de sus homólogos reales, puede revelar información del pasado, optimizar el presente e incluso predecir el rendimiento futuro de las diferentes áreas que se analizan.

Capaz de rastrear, monitorizar y diagnosticar activos, cambiará radicalmente las cadenas de suministro, simplificando los procesos empresariales y creando nuevos modelos de negocio. En logística, los gemelos digitales se pueden utilizar en una gran variedad de aplicaciones, como la gestión de flotas de contenedores, la monitorización de envíos o el diseño de grandes sistemas logísticos.

Además, pueden utilizarse no solamente en activos individuales, como un contenedor, sino en redes completas, como almacenes, combinando el modelo 3D de una instalación con un seguimiento en red y en tiempo real del inventario y los datos operativos.

El sistema podría proporcionar una visión general del estado de las máquinas y la disponibilidad de cada producto, así como hacer predicciones o tomar decisiones de forma autónoma sobre el stock o las entregas.

Los principales desafíos para la implementación de esta tecnología residen en la ciberseguridad, aunque cada vez se registran más casos de éxito. A medida que las tecnologías vayan mejorando y se reduzca su precio, las empresas de distintos sectores verán en el gemelo digital una opción de gran valor para administrar sistemas logísticos complejos en tiempo real e incrementar la eficiencia en sus procesos.