Los gobiernos español y francés quieren continuar con la iniciativa de la autopista del mar entre Gijón y Nantes, una vez que, en septiembre del próximo año, esta línea deje de recibir ayudas públicas, según recoge el Diario Independiente de Asturias.

En la jornada celebrada el pasado lunes en la sede de la Unión Europea en Madrid sobre las Autopistas del Mar, el presidente de Puertos del Estado, José Llorca, afirmó que «ambos gobiernos estamos muy interesados en ello”, no obstante recalcó en que las ayudas que actualmente estudian España y Francia no pueden ser de ninguna modo económicas, como así lo establece la Unión europea.

Por otra parte, Llorca, no tiene dudas sobre que “una vez que finalicen las ayudas públicas, la AdM podrá continuar su andadura si la naviera Louis Dreyfus, que opera la línea, hace los deberes y adapta los buques a los tráficos existentes”. 

El máximo dirigente de puertos del estado calificó de exitosa la andadura de esta autopista del mar Gijón-Nantes. Muestra de ello, ofreció algunos datos sobre el tráfico del pasado año, con una ocupación del 70% transportando, 18.000 vehículos, 15.000 de ellos ocupados y 38.000 pasajeros.

Autopista del mar Vigo-Nantes

Llorca, explicó además que, ya se han solicitado los permisos para la puesta en servicio de la autopista del mar Vigo-Nantes, que abarcaría la fachada Atlántica y que podría estar operativa para finales de este año o principios de 2014. 

El presidente de puertos del estado explicó que esta línea estará “muy vinculada a la producción de la factoría de Citroën” e intentará captar parte del tráfico de camiones del norte de Portugal.

Proyecto medioambiental de la Unión Europea

Las Autopistas del Mar son la dimensión marítima de las nuevas redes transeuropeas de transporte, con tramos marítimos, entre plataformas logísticas, para la mejora de la competitividad comercial europea, la eficiencia energética y la preservación del medio ambiente

En el marco de este proyecto de la Unión Europea, se busca el desarrollo de combustibles menos contaminantes con el fin de cumplir con los objetivos marcados para el 2020. Actualmente, catorce instituciones de siete países, están desarrollando una plataforma orientada a la política de transportes de mercancías y vinculada con la reducción de gases de efecto invernadero.

El uso de Gas Natural Licuado (GNL) en el transporte marítimo, es una de las soluciones que se proponen. Esta propuesta se aplicará en los mares Báltico y del Norte, y especialmente porque España es líder en tecnología y desarrollo de productos para la recepción, almacenaje y transporte del GNL. 

Por último, el presidente de Corporación Marítima, Rafael Lobeto Lobo, uno de los intervinientes de esta jornada, habló del beneficio que conlleva para Gijón al contar con “una planta regasificadora, un centro de formación sobre la utilización del Gas Natural Licuado, como el existente en el centro Jovellanos, astilleros para la construcción y reparación de buques y una autopista del mar en funcionamiento como la existente con Nantes. Es una oportunidad que Asturias no puede dejar escapar, cometeríamos un gran error si lo hacemos”.