En los nueve primeros meses de 2020, el puerto de Ferrol-San Cibrao ha movido casi 7.811.071 toneladas de mercancías, un 11,9% menos que en el mismo período del año pasado.

Con más detalle, mientras el tránsito de graneles sólidos ha retrocedido un 24,1% anual, el de líquidos ha ganado un 40,3% frente a los nueve primeros meses del pasado ejercicio y, al mismo tiempo, el de mercancía general ha disminido un 6,4% con respecto al año pasado.

Si se elimina el efecto del cese de las importaciones de carbón sobre los movimientos de mercancías del enclave gallego, en las instalaciones de la Autoridad Portuaria la actividad ha aumentando un 16,4% este año.

Por mercancías, las que mayores volúmenes han registrado en el período han sido la bauxita, el gas natural licuado, la alúmina, el fueloil, los aceites, la sosa cáustica, la madera, la chatarra, el biodiésel y el acero.

Por otra parte, el tráfico de contenedores ha crecido un 21,47 % si se mide en toneladas, para un total en el tramo de 86.164, así como de un 40,6 % si se estima en TEUs, con un acumulado en los nueve meses de 8.464, debido principalmente a la nueva línea regular con el oeste de Inglaterra, Irlanda y Escocia, inaugurada en junio por Containerships.

La Autoridad Portuaria estima que la apuesta por la diversificación de tráficos está permitiendo mitigar el cese de las importaciones de carbón y cumplir los objetivos fijados en el plan de empresa de la institución para 2020.