El tráfico de graneles del puerto de Castellón ha alcanzado su máximo nivel histórico el pasado mes de agosto, cuando el enclave movió 929.704 toneladas de este tipo de mercancía, un 24,9% más que en el mismo mes del año pasado.

En idéntico sentido, el tráfico total del enclave ha alcanzado los 1,9 millones de toneladas en el mes, frente a los 1,8 millones del octavo mes de 2019, con lo que el acumulado del año crece un 11% respecto anual, para colocarse en los 13,7 millones de toneladas, a tan solo 64.000 toneladas del tráfico acumulado en 2019.

En estos ocho meses, el movimiento de graneles sólidos, impulsado por el sector cerámico de la provincia, ha crecido un 37,4% para un total de 5,9 millones de toneladas, mientras que el de graneles líquido ha descendido un 2,8% y suma 6,6 millones de toneladas.

El tráfico de mercancía general del recinto castellonense, por su parte, también ha caído un 4% anual y contabiliza 1,3 millones de toneladas en los ocho primeros meses de 2021.

Así mismo, por su participación en movimiento total de mercancías de la dársena, el tráfico de sólidos representa en un 42,8%, el de líquidos suma un 48% y el de mercancía general asciende a un 9,2% del total.

Por otro lado, las mercancías más importantes en los muelles castellonenses son el petróleo crudo, que crece un 6,1% en el acumulado del año, el feldespato, que también se ha incrementado un 50,7%, y las arcillas, que crecen un 33,1%.

Además, los principales puertos con los que el recinto mantiene relación comercial son Turquía, Ucrania, Libia, Canadá, Rusia y Estados Unidos.