las cuatro aerolineas del grupo IAG

El operador se enfrenta a diversos retos, como la competencia de otros tipos de transporte.

IAG Cargo ha presentado sus resultados del segundo trimestre de 2016, en el que ha registrado unos ingresos comerciales de 241 millones de euros, lo que supone un descenso del 12% en comparación con 2015. En concreto, han disminuido un 12,8% a tipos de cambio constantes respecto al año pasado.

Las difíciles condiciones del mercado continúan y, aunque los volúmenes se han mantenido constantes, los rendimientos han caído un 13,4%. En 2016, el entorno comercial se ha vuelto más competitivo, provocando que la oferta supere continuamente a la demanda.

No obstante, los datos del primer semestre indican un beneficio neto de 554 millones de euros, lo que supone un 66,9% más que la cifra alcanzada en el mismo periodo del año anterior, cuando registró una cifra de 332 millones de euros.

La cifra de negocio semestral ha alcanzado los 10.786 millones de euros, lo que representa una mejora del 4,1% con respecto a los seis primeros meses de 2015, cuando ingresó 10.363 millones de euros. Asimismo, el grupo ha logrado un beneficio en sus operaciones de 710 millones de euros.

Pese a la débil demanda de la carga en general, está registrando un fuerte crecimiento de las toneladas transportadas.

La aerolínea se enfrenta en este momento a diversos retos, que no se limitan sólo al transporte aéreo de carga. Así, la competencia y capacidad del transporte terrestre, ferroviario y marítimo cada vez son mayores, y están ejerciendo una notable presión sobre los precios. Asimismo, el Brexit y la debilidad de la libra esterlina están afectando en gran medida a la compañía.

Crecen las toneladas de carga

 En este momento, el operador está centrado en impulsar sus productos premium, aplicando un estricto control de los costes y  una gestión rigurosa de capacidades y rendimientos. Pese a la débil demanda de la carga en general, está registrando un fuerte crecimiento de las toneladas transportadas. 

A este respecto, en 2016 se han inaugurado nuevas rutas, como la Madrid-Shanghai y varias líneas con Sudamérica, que han sido bien recibidas por el sector farmacéutico y de productos perecederos. Mas adelante, está previsto establecer las conexiones Londres-Santiago de Chile, Madrid-Tokio y Madrid-Johannesburgo.