Los dos megacamiones que Carrefour y Procter & Gamble vienen probando desde el pasado mes de abril han superado la fase piloto cubriendo las rutas habituales entre ambas compañías en un circuito cerrado.

Con esta iniciativa, ambas compañías prevén reducir las emisiones de CO2 de sus operaciones logísticas conjuntas en, al menos, un 16%, tres meses después del inicio de sus operaciones.

En concreto, las dos empresas calculan que estos dos conjuntos evitan la entrada en carretera de cerca de 190 camiones y permiten a Procter & Gamble optimizar la entrega de sus productos a las plataformas logísticas de la cadena francesa.

Carrefour y Procter & Gamble aseguran que la incorporación de este tipo de vehículos registra mayores niveles de eficiencia al transportar carga en un circuito cerrado, evitando así desplazamientos en vacío, así como una disminución del consumo de carburante ya que estos dos megacamiones permiten movilizar el mismo volumen de productos que más de tres camiones convencionales.

De esta manera, se recorta el número de litros de combustible por tonelada de carga, lo que a su vez permite reducir las emisiones de gases de efecto invernadero por volumen de carga.

La configuración de las unidades tiene una longitud total de más de 25 metros. Además, los vehículos están formados por un trailer de más de 13 metros con espacio de carga para 33 palets y un semirremolque de casi ocho metros con espacio de carga para 18 palets. Esta configuración permite una carga máxima de 60 toneladas frente a las 40 toneladas actuales de un camión convencional.