El equipo de meteorología de FedEx, ofrece un servicio basado en planes de contingencia ante imprevistos meteorológicos, como nieve, tormentas o fuertes lluvias.

De este modo, los meteorólogos de FedEx, un equipo de 15 miembros, registran los avisos desde el Centro de Control de Operaciones Globales (GOCC) de FedEx en Memphis (EEUU), controlando el tiempo 24 horas al día, los 365 días del año.

A modo de ejemplo, el preaviso de tormenta es crucial ya que permite reaccionar a tiempo, en lo que podría significar un retraso considerable en la operativa, poniendo en riesgo la seguridad del personal de rampa y los miembros de equipo del hub.

El departamento comenzó a funcionar en 1986, cuando la compañía pensó que sería un valor añadido tener su propio equipo de meteorólogos para controlar el tiempo en todo el mundo. Actualmente, este equipo utiliza herramientas de seguimiento de vuelo que muestra la ubicación exacta de todos los aviones de FedEx durante el vuelo.

Este sistema de seguimiento, se basa en un código de colores, «tablero de guerra», que permite a la compañía, llevar un registro de cualquier interrupción en lo que respecta a la climatología o el control de retrasos.

Ademas, el departamento tiene la capacidad de pronosticar la visibilidad de la pista, cuando cae por debajo de 800 metros y de, a través de los paneles de control del tiempo, proporcionar una previsión en tiempo real. Estos cuadros de mando permiten al equipo técnico, la superposición de los datos de la agencia meteorológica con  previsiones propias, para mostrar dónde existe alguna incidencia.

Para lograr estos objetivo, se llevan a cabo reuniones diarias sobre la previsión del tiempo, para ayudar a los equipos de operaciones a planificarse apropiadamente. La previsión anticipada, significa que los vuelos pueden ser desviados a otros aeropuertos para reducir al mínimo los retrasos y el impacto en toda la operación, mientras se mantiene la seguridad del equipo.