Llega a España Ding Done, una comunidad de microalmacenes urbanos que permite custodiar y entregar paquetería hasta en los lugares más inaccesibles de la ciudad y en un tiempo récord y cuyo objetivo es democratizar y economizar la logística de última milla sin contaminar.

La sostenibilidad es uno de los pilares básicos del proyecto, ya que esta nueva startup de origen murciano fomenta la reducción de gases de efecto invernadero al eliminar la movilidad urbana de combustión fósil en el desarrollo de su actividad.

El método de trabajo puesto en marcha por esta compañía se basa en entregas realizadas por colaboradores de esta comunidad en el mismo código postal en el que viven, por tanto van caminando, evitando así el uso de vehículos y la contaminación atmosférica de las ciudades.

Los conocidos como «hubbers» son vecinos de un mismo barrio, que están interesados en formar parte de esta gran red de microalmacenes. Los beneficios que se obtienen por trabajar con Ding Done varían en función de las actividades a desarrollar.

La custodia y reparto de paquetería se realiza con facilidad ya que se organiza dentro de un mismo código postal y es compatible con otros trabajos.