camiones galicia conductores

Más de 110.000 transportistas autónomos están acogidos al régimen de módulos.

Para Fetransa, resulta fundamental seguir manteniendo los actuales tramos de cotización por módulos para los más de 110.000 transportistas autónomos que los utilizan.

A juicio de la organización empresarial, el ataque al sistema de cotización por módulos que supone el estudio de fiscalidad que ha elaborado el Ministerio de Fomento, «pretende reforzar la repetida teoría de las diferencias en la cotización, olvidando las consecuencias de una supresión de este sistema: la desaparición de miles de puestos de trabajo y de servicios que pasarían a ser ocupados por empresas deslocalizadas y falsos autónomos, amparados por cooperativas que favorecen el fraude con este tipo de cotización».

Así mismo, la patronal cree que el sistema de módulos en el transporte, «supone una garantía para el Ministerio de Hacienda, ya que pase lo que pase e independientemente de los resultados que se obtenga, el uno de enero de cada ejercicio se tasa la cantidad de IRPF por la que tendrán que rendir cuentas a Hacienda».

Al tiempo, según sus cálculos, las empresas pueden acogerse a una serie de deducciones que son ajenas a un transportista por cuenta propia, lo que reduce aún más su factura fiscal, con lo que, la propia Agencia Tributaria calcula que el tipo real por el que acaban pagando las compañías del sector del transporte es del 10,95%.

A tenor de los datos que maneja esta organización, el profesional persona física soporta una media de 124.000 euros en costes cada año, mientras que en los operadores con flotas de entre cinco y veinte camiones se reducen  sus costes a 123.000 euros.

Además, en las empresas que superan la veintena de vehículos, la cifra el ahorro, según Fetransa, se rebaja aún más, a los 119.000 euros, con lo que, por término medio, a un transportista autónomo le cuesta su camión 5.000 euros más cada año que a una empresa.

La organización señala que «la opción de pasar a otro tipo de cotización supondría elevar su gasto hasta una cantidad totalmente inviable para una gran parte de estos profesionales, que se verían irremediablemente abocados al abandono de la profesión».