Con el sistema de peajes implantado en Portugal como asunto principal, que fija un sistema de exenciones y bonificaciones exclusivamente para particulares y empresas situadas en territorio portugués, se ha celebrado en la sede del Ayuntamiento salmantido de Fuentes de Oñoro una reunión, donde se ha comprobado que continúa la situación caótica y de inseguridad jurídica que se ocasiona a los conductores particulares y profesionales españoles y del resto de Europa al cruzar la frontera.

La reunión tuvo lugar en el paso fronterizo de Fuentes de Oñoro al ser el principal punto de tránsito de vehículos de transporte entre España y Portugal, en concreto más de 18.000 vehículos ligeros y pesados diarios.

Falta de información de los peajes

Una vez cruzada la frontera, no existe información alguna que indique donde se puede abonar el tele peaje, por lo que se accede inevitablemente a las autovías portuguesas sometidas a peajes sin haber podido abonar el peaje, al no existir cabinas físicas donde se pueda abonar el importe.

Una vez se ha infringido dicha obligación de pago, resulta prácticamente imposible encontrar el único cajero automático existente junto a la frontera, lo que resulta sorprendente para una circulación diaria superior a los 6.000 vehículos.

Este cajero automático, que no está asistido por ningún personal de apoyo, no se encuentra siempre operativo e impide introducir muchos de los trayectos a realizar, por lo que en la práctica el propio sistema induce a infringir la norma.

Durante la reunión se puso en evidencia los graves perjuicios que el establecimiento de los peajes está ocasionando en el tránsito de mercancías y personas entre ambos países, vulnerando de forma manifiesta el Tratado internacional suscrito en Valencia de Alcántara entre España y Portugal en el año 2002 sobre cooperación transfronteriza.

Peajes en las autovías de Portugal financiadas con fondos FEDER

Asimismo, se manifestó que el nuevo sistema vulnera la Directiva europea 1999/62 sobre tarificación por el uso de las infraestructuras viarias, por su carácter discriminatorio y afectar gravemente a la libre circulación de mercancías y personas.

 

Posibles soluciones

Como conclusión a la reunión, se acordó desarrollar las siguientes actuaciones

• Promover la participación de la Comisión Hispano Portuguesa para la Cooperación Transfronteriza, impulsando el desarrollo de las Comisiones de Trabajo en cada una de las regiones transfronterizas afectadas.
• Instar la eliminación de los peajes en los tramos de autovías próximos a las fronteras, para evitar los actuales perjuicios en el ámbito de la cooperación transfronteriza y por suponer un retroceso en los avances conseguidos en la integración y cohesión territorial económica, social y cultural.
• Plantear la unidad de acción de las diferentes Comisiones de Trabajo que se constituyan en cada una de las regiones transfronterizas afectadas, coordinadas por los cuatro municipios fronterizos directamente afectados: Fuentes de Oñoro, Ayamonte, Badajoz y Tuy.
• Recabar el apoyo formal a las reivindicaciones ante la Comisión y el Parlamento europeo como cuestión de conflicto transfronterizo, así como de los Ministerios de Fomento y Asuntos Exteriores.