Ferry de Naviera Armas en la linea Motril Melilla

Según la patronal de los navieros, “lo más justo no sería una tarifa plana, sino una subvención plana”.

La Asociación de Navieros Españoles (Anave) considera que las subvenciones que el Gobierno ofrece a los residentes en las islas en sus desplazamientos a la península discriminan al transporte marítimo en relación con el aéreo.

La situación podría empeorar, advierten desde la asociación, si prospera la pretensión de los gobiernos autónomos de Baleares y Canarias que pretenden que se establezca una especie de tarifa plana para todos los pasajeros que se muevan en el tráfico aéreo interinsular.

Según la patronal de los navieros, “lo más justo no sería una tarifa plana, sino una subvención plana”, es decir, que el ciudadano recibiese un importe fijo por viaje interinsular que pudiese emplear en el medio de transporte, compañía y acomodación que considerase más adecuada a sus necesidades en cada momento.

De esta forma se podría elegir siempre según la necesidad o preferencia personal de cada ciudadano “y no porque el propio sistema de subvención incline dichas preferencias en uno u otro sentido”, puntualizan desde Anave.

Tarifa plana para el transporte aéreo

Los navieros exigen de esta forma, que el transporte marítimo sea tenido en cuenta, para impedir que se introduzcan nuevos elementos, como una tarifa plana solo para el transporte aéreo, “que distorsionen aún más la competencia en contra del marítimo”.

Anave sostiene que, si se va a modificar el sistema, la prioridad debería ser eliminar todos los elementos que perjudican a los desplazamientos por mar y a sus usuarios estableciendo un mecanismo más justo, social, equilibrado y sostenible.

Según explican los navieros, la subvención actual se calcula como un porcentaje fijo del importe del pasaje y dado que el avión es entre tres y cuatro veces más caro que el barco, el cálculo favorece al primero en contra del segundo y, además, es más caro para las arcas públicas.

Además la norma que regula estas subvenciones permite al residente insular enlazar dos tramos aéreos, mientras que en el caso del transporte marítimo solo se subvenciona el viaje puerto a puerto, quedando fuera la combinación con otro medio de transporte.