contaminacion humo tubo escape

Los camiones son responsables de un 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte.

La Comisión Europea introducirá próximamente nuevos requisitos referentes a las emisiones de CO2 y el consumo de combustible para los nuevos camiones. El primer borrador, que se publicó en mayo de 2017, está actualmente en proceso de tramitación, según recuerdan desde Transport & Environment.

La intención es allanar el camino para la llegada de los primeros límites de emisiones europeos, ya que a diferencia de lo que ocurre con los turismos y furgonetas, la Unión Europea no ha establecido en ningún momento limitaciones para los vehículos industriales, tal y como han hecho ya Estados Unidos, China, Japón y Canadá.

La organización internacional Transport & Environment, junto al operador logístico Schenker France SAS, ha valorado recientemente la propuesta actual y ha reclamado una mayor información sobre la eficiencia del combustible, incluyendo lo que tiene que ver con la aerodinámica, los motores y la resistencia a la rodadura.

Mejora de la transparencia

También ha pedido que se hagan públicos los resultados del test sobre conformidad de producción para estudiar la capacidad de fabricar una serie de productos a partir de ciertas especificaciones, principalmente en lo que tiene que ver con emisiones de CO2.

La Unión Europea no ha establecido en ningún momento limitaciones para los vehículos industriales, tal y como han hecho ya Estados Unidos, China, Japón y Canadá.

Así, desde T&E aseguran que la mejora de la transparencia permitirá realizar una clasificación de los nuevos camiones para ayudar a los operadores de transporte a tomar decisiones de compra que permitan reducir las emisiones a largo plazo.

En este sentido, en la nueva regulación es preciso tener en cuenta la eficiencia de los motores para establecer unos estándares significativos, y que el Parlamento Europeo y especialmente los gobiernos nacionales puedan impulsar la innovación y un transporte más limpio.

Los camiones representan actualmente menos de un 5% del total de vehículos en las carreteras europeas, pero son responsables de aproximadamente un 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte, una cuota que la Comisión Europea vaticina que crecerá para 2030 si no se toman medidas.