En línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas para alcanzar la neutralidad de las emisiones de carbono en 2050, son muchos los operadores que están implementando nuevas estrategias centradas en la sostenibilidad y la reducción del gasto energético.

Para conseguir ser neutro en CO2 en un plazo de 30 años, es neceasrio emitir la misma cantidad de CO2 a la atmósfera que la que se compensa o retira por distintas vías, alcanzando lo que se conoce como huella cero.

En este contexto, el operador DB Schenker ha conseguido reducir en un 30% sus emisiones entre 2006 y 2020, aunque prevé llegar al 50% en 2030 y alcanzar la neutralidad en 2050. Para conseguir sus objetivos, ha desarrollado un plan basado en la innovación para la reducción de las emisiones del transporte y el gasto de energía, así como la promoción del consumo y la producción sostenibles.

En este contexto, está impulsando acciones neutras en carbono, se está desvinculando progresivamente del uso de diésel, el queroseno y los combustibles fósiles marinos, y ha comenzado a integrar energías renovables, como la solar o la eólica, y el hidrógeno. Igualmente, está estudiando el uso de combustibles sintéticos en el transporte aéreo y marítimo.

Ya en 2019, ha conseguido reducir las emisiones derivadas de su actividad en transporte terrestre hasta un 24%, un 9% en el aéreo y un 64% en el marítimo. Para ello, ha sido fundamental la modernización de su flota y la puesta en marcha de servicios exclusivos.

Energías alternativas

Además, ha introducido vehículos alternativos de última milla, como bicicletas eléctricas, en sus entregas, en combinación con ‘micro hubs’. También utiliza furgonetas eléctricas para la recogida y distribución de mercancías en Noruega, Francia, Italia y Austria.

En transporte terrestre, ha introducido el camión eléctrico Fuso eCanter en Alemania y Francia. Asimismo, tiene en marcha un proyecto de investigación para la integración de camiones eTruck impulsados por hidrógeno, y ha presentado recientemente el primer camión eléctrico de conducción autónoma, el T-POD.

En España, integró en su flota en 2019 varios vehículos de GNC de Iveco para el transporte de larga distancia. Asimismo, ha reemplazado su flota terrestre por camiones híbridos de recarga automática de Toyota, reduciendo el uso del diésel en 2019 en un 25%.