Conocer las necesidades del cliente constituye la clave de cualquier negocio. En el caso del sector inmologístico, este axioma se ve complicado por las diferencias existentes entre las diversas actividades logísticas que se realizan.

Sin embargo, pese a que, evidentemente, no es lo mismo una nave de cross-docking que una gran plataforma logística o un hub para distribución urbana, sí que existen una serie de características que marcan los proyectos de naves logísticas, independiente de su tipología final, tal y como pudo comprobarse en la edición 2019 de LoginREAL19, el evento organizado por Cadena de Suministro que ha reunido al sector inmologístico español con sus clientes este pasado lunes en Madrid.

En el encuentro, María Luz Cobos, directora general de Grupo Transaher, analizó los elementos clave que ha de tener cualquier desarrollo inmologístico, desde la perspectiva del inquilino final de estos inmuebles.

A juicio de la máxima responsable de Grupo Transaher, es fundamental definir qué quiere cada empresa con una nueva nave a la hora de decidir cómo habrá de desarrollarse el proyecto, algo que no siempre es fácil dada la incertidumbre existente en el mercado.

transaher loginreal19 diapo 1

Mirar al futuro

De igual modo, Cobos cree que acertar en la elección en el proyecto se basa en ser capaz de proyectar lo que necesitará un operador logístico en los próximos cinco a diez años, algo que marca de manera clave si se afronta la inversión inmobiliaria internamente o se recurre al alquiler, así como la ubicación, las dimensiones y las características del futuro inmueble.

Además de estas características, hay que tener en cuenta el impacto que tiene en las actividades logísticas la transición hacia la automatización, que implica, entre otros aspectos, modificaciones en las estanterías para que funcionen con las cajas de tamaño correcto, así como cambios en las recepciones de órdenes de pedidos, el picking y la preparación así como su empaquetado y traspaso a expedición, que será durante las 24 horas y los siete días de la semana.

luz cobos transaher loginreal19 2

El uso cada vez más intensivo de sistemas de automatización y robótica condiciona el diseño de las naves logísticas.

En este sentido, el creciente uso de robots en las actividades logísticas implica, desde el punto de vista del desarrollo de inmuebles, a juicio de la directiva de Transaher, una tendencia a contar con plataformas de medio tamaño cerca de las ciudades, pensadas para flujo continuo, cerca de las plataformas de transporte, ya que, en su opinión, la tendencia de las entregas en el mismo día no va a frenar.

De igual modo, las naves también deberán contar con zonas de recepción de pedidos por parte de usuario final y contemplar las posibilidades que ofrecen las plataformas multinivel, especialmente en actividades específicas o con necesidades concretas.

Por otra parte, los proyectos también deberán de contar con sistemas de protección contra incendios pensando en instalaciones sin personal y con capacidad para la autogeneración de energía, a través del aprovechamiento de la energía solar-fotovoltaica, ya que el coste del suelo es elevado, según defiende Cobos, algo que empuja para no infrautilizarlo.

transaher loginreal19 diapo 2

Puntos claves de una nave logística

Así pues, los puntos clave en una nave logística, a juicio de la directora general de Grupo Transaher, se centran, entre otros aspectos, en el tipo de estructura, sus cubiertas, soleras y cerramientos, en la zona de muelles y sus puertas, sus viales, sus zonas interiores, instalaciones adaptadas para sistemas automáticos y  para usos concretos, la iluminación, los sistemas contraincendios, las oficinas y los elementos para la generación de energía, en un escenario en el que los sistemas de automatización que cada vez más se introducen en las naves consumen más energía.

En definitiva, Cobos estima que el sector logístico necesita naves logísticas versátiles, adaptadas a sus necesidades tanto presentes, como futuras, en proyectos que cuenten con unas garantías adecuadas y un alto grado de seguridad jurídica, que les permita desarrollar su actividad con confianza, de cara al futuro.