Es un secreto a voces el frente común que mantienen los países del este de Europa contra el Paquete de Movilidad, así como el apoyo que encuentran en el propio seno de la Comisión Europea a través de la comisaria de Transportes, la rumana Adina Valean

Un total de seis países europeos, Polonia, Rumanía, Bulgaria, Lituania, Hungría y Malta, han acordado recurrir ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea parte de la regulación contenida en el Paquete de Movilidad.

Todos ellos estiman que el paquete legistlativo socava el mercado interior de la UE y refuerza deliberadamente la ventaja competitiva indebida de los Estados miembros de Europa occidental.

Frente a este activismo, los registros estadísticos reflejan, como indica Fenadismer, que las flotas de estos países han copado prácticamente el mercado de transporte internacional en la última década, algo que la organización empresarial achaca a «la cuasi desregulación del mercado de transporte a nivel europeo existente hasta la fecha, unido a los menores costes laborales y fiscales, hasta ocho veces inferiores entre los países del Este de Europa y los occidentales».

Fenadismer coloca a Polonia como en la primera posición del escalafón europeo de transporte de mercancías por carretera, con un crecimiento en los últimos diez años de un 191%, hasta alcanzar un total de 229.587 millones de tns-kms.

Así mismo, en tercer lugar del ranking europeo, tras Alemania, se sitúa Lituania, cuya flota ha crecido un 290%, y en cuarto lugar se sitúa la flota rumana con un incremento de un 321% en la última década.

La flota española, por su parte, ha conseguido mantener su actividad en transporte internacional en esta última década, con un crecimiento de un 32% en dicho período.

Al mismo tiempo, el transporte internacional representa el 64% de la actividad de la flota polaca, el 73% de la rumana, el 72% de la búlgara, el 65% de la húngara y el 94% de la lituana, que contrasta con la situación de los países occidentales, en los que la flota alemana e italiana sólo realizan un 11% de transporte internacional o el 8% la flota francesa.

En el caso de España el porcentaje se eleva al 33% del total del transporte realizado por nuestra flota.