Höegh Autoliners incorporará sus grandes portacoches de la clase Aurora a los tráficos que recalan en Santander a finales de 2023, según han asegurado los responsables del grupo en España a la Autoridad Portuaria de Santander.

La naviera, que ha suscrito este mismo mes de abril un contrato con el astillero chino Xiamen Shipbuilding Industry para la construcción de estos nuevos buques, con capacidad para transportar 9.100 vehículos, recibirá las primeras unidades ese mismo año.

De este modo, estos portacoches, los más grandes del mundo y los menos contaminantes del sector, según la naviera, cubrirán cuando estén disponibles la línea que la naviera tiene entre Santander, Australia, Suráfrica y Oceanía.

En paralelo, el puerto de Santander está adecuando sus infraestructuras para adaptarlas al cambio de capacidad y combustibles de las flotas, aumentado la capacidad de almacenamiento para el tráfico rodado mediante la construcción de un silo vertical que supone una inversión de más 17 millones de euros.

Por otro lado, los responsables del enclave cántabro también trabajan en la mejora de sus conexiones ferroviarias para ofrecer una alternativa sostenible en el transporte terrestre de vehículos terminados.

Con la incorporación de estos car carrier, Santander refuerza el cada vez más importante papel que está jugando como nodo logístico para la industria automovilística.