Las inversiones en nuevos buques propulsados por GNL continúan en aumento, habiéndose registrado en enero otras 40 unidades a gas en la base de datos de DNV, lo que eleva el número total a unas 700. En este sentido, existen 261 buques propulsados por GNL que ya están operativos y otros 433 que han sido encargados.

MSC es una de las principales navieras que apuesta por este combustible, a diferencia de Maersk. En su caso, CMA-CGM, pionera en este ámbito, espera contar en su flota con 32 buques dual-fuel que funcionen con GNL en 2022.

No obstante, los precios del bunkering de GNL se han duplicado en el último año, una situación que se suma la extrema volatilidad de los precios mundiales del gas. En este sentido, muchos metaneros más antiguos utilizan únicamente fuelóleo para ahorrar costes.

A medida que los precios del bunkering aumentan, continúa ampliándose la brecha entre el combustible bajo en azufre y el fuelóleo pesado, acortándose el periodo de amortización de los ‘scrubbers‘ para propietarios de buques y operadores. La situación beneficia a grandes navieras, como HMM, que acaba de recibir tonelaje de nueva construcción ya equipado con esta tecnología.

Además, los operadores que han pagado un extra a los armadores por el flete de buques que incorporan este sistema de depuración están registrando ahorros sustanciales en sus trayectos. Desde una perspectiva de planificación, es más fácil operar un barco que solo consume combustible con bajo contenido de azufre, pero es imposible en este momento no tener en cuenta el nivel de ahorro que suponen los ‘scrubbers‘. 

En este sentido, los resultados del cuarto trimestre de las principales navieras muestran grandes saltos en el precio medio por tonelada de combustible consumido. Por ejemplo, la japonesa ONE ha registrado un incremento del 69% de media en el precio abonado por el combustible en el último trimestre, con 531 dólares por tonelada.

Si no fuera por los grandes beneficios que está obteniendo el sector, se habría generado ya un gran pánico por el repunte en los precios del combustible. Sin embargo, el fuerte incremento en los costes, más allá de la preocupación que pueda suponer, se ha visto superado por el de las tasas de carga, que continúan en niveles muy elevados.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px