Volvo Trucks tiene previsto empezar a vender camiones eléctricos en Europa en 2019. Pero antes, este mismo año, un selecto grupo de clientes de referencia del fabricante sueco pondrán a prueba las primeras unidades de estos vehículos eléctricos.

Este movimiento muestra a las claras la apuesta que Volvo Trucks realizar en favor de la movilidad eléctrica, una transformación que a corto plazo puede ser de especial relevancia para la distribución urbana de mercancías y, a largo plazo, convertirse en un movimiento más ambicioso, como pretende el fabricante escandinavo.

Con una tendencia cada vez más acusada a una mayor restricción en los accesos de los vehículos comerciales e industriales a los centros urbanos, la electricidad se configura como una energía alternativa real gracias a que supone una drástica reducción de las emisiones contaminantes y de los niveles de ruido.

Estas dos circunstancias dan lugar nuevas formas de gestionar la logística urbana con servicios de transporte nocturnos más habituales de noche y una consecuente reducción de la circulación de vehículos pesados en horas punta, lo que, a su vez, se traduce en menos congestión en los accesos a las ciudades

Así mismo, las operaciones de transporte en horario de noche suponen una reducción a una tercera parte de los tiempos que se necesitan ahora mismo para realizar estos servicios.

En este sentido, Volvo estima que un uso más efectivo de las carreteras a última hora de la tarde y por la noche, se pueden sustituir muchos vehículos de menor tamaño por una menor cantidad de vehículos con mayores volúmenes de carga, lo que a su vez contribuiría a reducir las emisiones y el tráfico, así como el riesgo de accidentes.