La inteligencia artificial ofrece un amplio abanico de posibilidades en su aplicación. Entre las más destacadas se encuentra la gestión de la cadena de suministro, un ámbito de la gestión empresarial en el que esta tecnología ha encontrado un campo abonado para su rápido desarrollo.

Así mismo, el importante caudal de información que se genera a lo largo del tránsito de las mercancías hasta llegar al cliente final hace que las nuevas tecnologías sean elementos muy apropiados para canalizar todos esos datos que se generan a lo largo de la cadena y utilizarlos tanto en los cálculos para un correcto aprovisionamiento y una adecuada gestión de stocks, como en la previsión de la demanda.

Un reciente estudio realizado por la consultora Coresight Research refleja que un 77% de los 30 principales retailers a nivel mundial utiliza técnicas de inteligencia artificial para la gestión de la cadena de suministro, mientras que, justo por detrás, un 70% de todos ellos utilizan esta misma tecnología para diversas funciones en su canal de comercio electrónico y en tienda, como personalizaciones, promociones, optimización de precios o ayuda en la elección de modelos o tallas.

Según el trabajo, la inteligencia artificial se usa en gestión logística principalmente para tareas como la gestión de inventario, previsión de la demanda, abastecimiento automático y automatización en las operaciones de almacén.

Por otra parte, el análisis también estima que un 30% de los 30 retailers analizados utiliza la inteligencia artificial para las entregas con drones.