carga-aerea

Se han evaluado los desafíos que supone para el sector el transporte de mercancías peligrosas o la aplicación de la nueva norma DGR Edición 61.

El Barcelona Centre Logístic de Cataluña ha acogido recientemente una jornada sobre las novedades y retos en la seguridad de la carga aérea, en la que se han evaluado los desafíos que supone para el sector el transporte de mercancías peligrosas o la aplicación de la nueva norma DGR Edición 61 de IATA.

Una de sus modificaciones más destacadas es la eliminación de la obligatoriedad de traducir al español todas las marcas y documentos de transporte, lo que simplifica y agiliza la operativa. Además, ha empezado a utilizarse la plataforma DG Autocheck del mismo organismo, para automatizar el proceso de aceptación de envíos de mercancías peligrosas.

Por otra parte, se han presentado las novedades normativas de la instrucción SA-20 de AESA, como el nuevo proceso de comprobación de antecedentes del personal, y se se han indicado las diferencias entre el viejo y el nuevo modelo de aprobación, renovación y revocación del agente acreditado y el expedidor conocido.

Por último, se ha abordado el impacto de un posible Brexit duro en el sector de la carga aérea en términos aduaneros, fiscales, logísticos, regulatorios, legales, de movilidad y financieros. Entre los cambios más importantes, destaca la aplicación de los Incoterms, la realización de controles aduaneros, el pago del IVA y aranceles, o incluso la solicitud de nuevas licencias a los transportistas terrestres.