Un total de 11 contenedores refrigerados cargados con 250 toneladas de naranjas castellonenses han partido desde el puerto de Valencia con destino a la India en una operativa que ha contado con la participación de hasta 10 operadores.

Se trata de un envío experimental coordinado por el Comité de Gestión de Cítricos que se ha realizado a bordo del buque MSC Sixin, con capacidad para 23.756 TEUs, que es el segundo mayor portacontenedores del mundo.

Este portacontenedores, de 400 metros de eslora y 61 de manga, cuenta con los últimos avances tecnológicos, como la conexión telemática de los contenedores digitales, más de 2.000 conexiones ‘reefer‘ y un diseño que permite una importante reducción de CO2 por cada contenedor transportado.

La llegada de buques más eficientes, sostenibles y digitales, que ha sido posible desde 2019 por la mejora de los calados en la dársena Príncipe Felipe, ha permitido al puerto valenciano convertirse en un referente para las empresas exportadoras españolas.

Estos buques de gran capacidad aseguran la conectividad con los mercados asiáticos, lo que garantiza menores costes para los exportadores, y mejora al mismo tiempo la competitividad del tejido productivo de la Comunidad Valenciana para llegar a los mercados de extremo Oriente y los puertos intermedios.

Cabe recordar que en el primer cuatrimestre del año los muelles valencianos han gestionado 2.937.518 toneladas de productos del sector agroganadero y alimentario, un 11,57% más que en 2020. De este total, el 51,4% corresponde a las ventas al exterior de la industria española, lo que representa un aumento de más del 35%.